Gestor de Crisis | NydSigel

gestor_de_crisis

Como parte de los orígenes del uso del concepto crisis, se registra que Tucídides lo emplea en la Grecia Antigua para referirse a los puntos de inflexión incidentes en la toma de decisión conducente a dirigir al pueblo hacia la batalla durante la Guerra del Peloponeso. Por su parte, el ponente, Hipócrates dio al concepto crisis una distinta perspectiva al usarlo para expresar la pérdida gradual y progresiva del estado de buena salud de un paciente.

Luego de un periodo sin aportaciones relevantes al tema. Llegamos al siglo XVIII, tiempo en el cual, el concepto crisis comienza a usarse para significar la aparición de los procesos sociales que sacuden a las estructuras de organización humana, en ese sentido, el desarrollo de los grupos sociales identifica que existen causas endógenas de la propia dinámica de cada sistema, lo que a su vez, genera la aparición de factores exógenos dotados de un mayor alcance hacia hechos políticos, institucionales y culturales que convergen en la formación de una catástrofe social. Ejemplo de ello, es la crisis conocida como la gran depresión, provocada por la conquista europea y su manifestación posterior en el desarrollo industrial de la Europa de finales del siglo XIX, en cuyo caso, la inestabilidad de las economías industrializadas, provocó la aparición de los mercados privilegiados y la búsqueda de zonas para abastecimiento de materia prima a precios baratos, y con ello, se produce la estructuración de fuerzas entre el liberalismo con su tendencia a liberar el comercio, en contra posición, con el nacionalismo que promueve la protección de los mercados.

Por análisis del suscrito autor, la génesis de toda crisis se encuentra en los efectos de la toma de decisión que en el transcurso del tiempo se muestra carente de la adecuada revisión de los recursos y de la exploración de opciones aplicables en el caso, lo que, al hacer falta, conduce a la decadencia provocada por los desempeños carentes de las reservas de renovación, que a su vez, impide una restructuración que facilite sustituir los componentes o comportamientos nocivos e incorporar restricciones que fomenten la recomposición eficaz luego del colapso. Por lo que, el concepto crisis debe usarse para representar una perturbación significativa al desempeño exterior de una estructura sistémica social cuya duración sobrepasa los límites del infortunio y que se extiende a sectores ajenos al dominio externo para dicha estructura.

Para finalizar me permito expresar que toda crisis se desarrolla en un marco de contradicciones no confrontadas oportunamente, las cuales se levantan sobre la base del laberinto de nuestras propias memorias las que consiguen afectar nuestra capacidad para comunicarnos de forma coherente, además, nos incitan a encontrar un culpable, lo que, en efecto, construye caminos estableciendo interacciones de diversa amplitud que se manifiesta generando la presencia de una situación real que por su carácter destructivo nos provoca la sensación de la pérdida del control hasta alterar nuestra conducta llevándonos hacia la apremiante toma de decisiones. En ese contexto aparece la opinión positiva ante la crisis lo que provoca simultáneamente un entorno capaz de incentivar la aparición de inventivas que conducen al éxito.

Copyright Abg. Juan José Guerra Toro ©2019